Otros CDs

Usted ....................................................
Mi Padre ..................................................
From Portugal .........................................
Osinaga ...................................................
Bobo Master ............................................
Los Errores de Occidente.........................
Descalzos en la Luna ............................
paradise ...................................................
Un tobogán de Dos Kilómetros .................
Moscas en Diciembre ................................
teletransporte ...........................................
Disco Dios ................................................
Electroshock Taronger .............................
Por el aire .................................................
El eslabón perdido ....................................

 

Hijos de un domador , Comentario

Nuevo álbum del dúo madrileño, que practica una música tan desprejuiciada como divertida.

Dwomo, vuelve a la carga con "Hijos de un domador", su nueva apuesta con un sonido mucho más elaborado, recuperando la estética de ese pop divertido que abunda en lo intrascendente. Un dúo inclasificable, tenaz y agitador. Coleccionistas de sonidos y creadores de artefactos musicales. Una pareja muy bizarra, con un sentido del humor marciano.

Dwomo se esfuerza por crear canciones desde preceptos poco convencionales. Los madrileños utilizan sintetizadores, samplers, cajas de ritmos, secuencias, guitarras afiladas, teclados de juguete, vocoder, megáfono, bajo, fx…





 




Hijos de un Domador . 2004.

CD

01. El último clown

02. Sin noticias de Marimar

03. La crisálida

04. Noches de Safari

05. Perfect dream

06. Daniella

07. Bambú

08. Paradise

09. L'enchantement

10. Guillermo tell me

11. Marte sin explorar

12. Emma de Brooklyn

13. Totó

14. Donde se habla de Elías (el último trampero)

 

15. Aliens (clip realizado por Foncho/Dwomo)



Un domador no tiene miedo. Desafía las fauces como el que desafía las leyes de la gravedad por amar a Daniella sobre el cielo de Tokyo. Observamos como el domador espera en la playa Paradise con la mirada perdida en el mar. Espera al último clown, espera a la ballena blanca que siempre quiso domar, espera respuestas que la carrera espacial no ha sabido darle, espera noticias de Marimar...

Mientras, nosotros somos testigos de la mutación del licántropo en un safari subterráneo que nunca acaba. Compartimos esta visión con los leones del maltrato, también somos cachorros en cautividad y oimos las voces desde el centro del planeta, como el domador oye voces desde el mar y sueña con el dia en que pueda domar, por fin, a esa ballena blanca y hacer del mar elixir de la eterna juventud...

Hemos cambiado la deriva por la velocidad del sueño perfecto gracias a la inmensidad del mar.

Infiltrados en la gran jaula, dos pacíficos alienígenas llegan a la Tierra para pedir ayuda, a cambio, ellos donarán los planos para el primer Hiperconductor con el cual la humanidad ha podido viajar más allá de las estrellas...